Last update on .

Foto de SevenStorm JUHASZIMRUS en Pexels
Foto de SevenStorm JUHASZIMRUS en Pexels

Las ideas de negocio aparecen generalmente de forma espontánea ante un problema que tenemos nosotros o que tienen otros y que creemos poder resolver. Estas ideas pueden nacer en el trabajo, al practicar un hobby o deporte, al hacer un viaje y ver una posible solución adaptable a nuestro entorno, o simplemente paseando.

Hay muchas personas que tienen la misma idea de negocio o muy similar en diferentes lugares y al mismo tiempo. Sin embargo, una buena idea es un buen principio, pero no sirve para nada si no se impulsa y eso es lo que pasa normalmente. La idea se queda en un “cajón” a la espera de ser recuperada algún día por aquel que la guardó.

Muchas personas no impulsan una idea de negocio por miedo al fracaso, otros no pueden porque tienen que trabajar a tiempo completo y una familia que mantener y otros simplemente no saben cómo empezar.

Si además de tener la idea se quiere impulsar, entonces hay que reflexionar sobre ella y realizar una serie de acciones tales como:

  • Hacer una búsqueda en internet de si existe un negocio similar a la idea que tenemos. Al revés de lo que se pueda pensar, si ya existen empresas que viven de haber solucionado ese problema, eso no implica que sea una mala noticia, al contrario, si nadie estuviese resolviendo ese problema es que probablemente no es negocio. En cualquier caso, hay que analizar cuál es nuestra propuesta de valor y nuestra ventaja competitiva con lo que hay en el mercado.
  • Hablar de la idea con todas las personas que podamos de nuestro entorno, preguntar su opinión y escuchar sus comentarios y sugerencias. No hay que tener miedo a que nos copien, la idea es solamente el origen del proyecto emprendedor, la voluntad de impulsarla y el proceso de su ejecución es lo más importante.
  • Darla a conocer en algún foro emprendedor y buscar cofundadores para unirse al proyecto de forma que puedan complementar las capacidades del emprendedor que ya ha empezado a impulsarla.
  • Cuando ya tengamos el equipo de fundadores (pocos, no necesariamente al mismo tiempo y no familiares o amigos) podemos decir que ya somos una startup (lean).
  • Pedir financiación y colaboraciones para crear un prototipo y diseñar y validar el modelo de negocio.

En EKITER los emprendedores pueden encontrar patrocinadores, cofundadores y colaboradores que les ayuden a cómo impulsar una idea de negocio.

Pingbacks

Pingbacks are closed.

Comments

No comments yet.

Post your comment