Los errores más comunes que cometemos en nuestro Modelo de Negocio

Vamos a intentar explicar de forma sencilla y coloquial los errores más comunes que cometemos en nuestro Modelo de Negocio. No son los únicos, pero si son los más habituales y los que más perjudican en la presentación del mismo.

Al emprender estamos enamorados de la idea y no somos objetivos. 

Enamorarse de una idea no es malo, siempre que mantengamos la objetividad y el rigor analítico y de valoración. Los patrocinadores potenciales de tu idea no sienten la misma “pasión” que tú y con una mala argumentación, puedes perder posibilidades de financiación.

No presentamos la idea de una manera adecuada. 

El patrocinador espera ver un Modelo de Negocio en el que se explique y se evalúe la idea que se presenta. Quiere ver un documento y un canvas que resume los aspectos esenciales del proyecto y su puesta en marcha (básicamente… el qué, cómo, a quién y cuánto). Luego él preguntará y nos daremos cuenta de que realmente tú proyecto es de su interés

No somos capaces de dotar de los argumentos objetivos la Idea de Negocio que planteamos. 

Imaginemos que nuestra idea es montar un restaurante temático en una zona concreta. ¿Qué crees que pensaría nuestro Patrocinador si no le aportas datos objetivos como ticket medio en la zona, número de veces que la gente come fuera de casa, perfil del cliente que va a ese tipo de restaurante y sus hábitos etc…? Pensará que tu Modelo de Negocio no está basado en hipótesis objetivas y lo descartará. Si no somos capaces de explicar de dónde vienen las ventas (comida, catering personalizado, venta de entradas, bebidas, venta de Merchandising etc.…), el patrocinador no invertirá dónde no vea de dónde viene el dinero… y a donde va. Además, nos lleva a perder argumentos a la hora de justificar las previsiones financieras y la rentabilidad esperada que es en definitiva uno de los puntos claves de análisis del potencial patrocinador.

Muchas veces nos centramos única y exclusivamente en el producto.

Ese es uno de los puntos a examinar, pero nunca la justificación de un negocio Piensa en un Ingeniero enamorado de un producto que ha desarrollado y del cual tiene un prototipo. ¿Qué pensaría un patrocinador si dedica más de la mitad de su exposición a tecnicismos y no nos descubre a quien se dirige o cuál es su valor diferencial?

Llegados a este punto deberemos responder:

¿Nuestro mercado existe?,

 ¿Qué hace diferencial a mi proyecto?,

¿Qué equipo lo va a gestionar y por qué es el más adecuado?

¿Cuánto tengo que financiar y cómo lo voy a recuperar?

También te puede gustar
Tags: Emprendimiento

Más Artículos Parecidos

Menú