Emprender no es solamente una cuestión de espíritu

Espíritu e inversión del asalariado

El espíritu de un asalariado es el de una persona que vende su tiempo a otro que le ordena lo que debe hacer con él. Hablamos de una “esclavitud” a tiempo parcial. Por eso el sueño de casi todo empleado es jubilarse para vivir sin tener que depender de su “amo”.

Desde un punto de vista financiero, un empleado invierte tiempo y dinero en formación para después buscar un empleo que le permita rentabilizar dicha inversión. El asalariado se prepara para ser más atractivo que su competencia. Es decir, respecto a aquellos que se sentaron en similares bancadas de otras escuelas o universidades. Su salario no es más que un bien que tiene el precio que determina la relación oferta-demanda del mercado.

Espíritu e inversión del emprendedor

Un emprendedor, sin embargo, es un creador que invierte su tiempo en generar ideas e impulsarlas. Su espacio, la aventura, la libertad y el riesgo. Su objetivo, cambiar el mundo o alguna parte de él. Su recompensa, los beneficios por su inversión, pero, sobre todo, la satisfacción por conseguirlo. Por eso, aunque sus recursos les permitan vivir de rentas, los emprendedores continúan activos e impulsan nuevos proyectos o los financian y tutorizan.

Desde un punto de vista financiero, ser emprendedor implica una gran incertidumbre. Por eso, el retorno es mucho mayor si tiene éxito. El valor de una startup cuando ya se ha validado su Modelo de Negocio está en relación directa con la dificultad de lograr las expectativas que se generaron inicialmente.

Impulsar un proyecto emprendedor requiere mantener el entusiasmo que proporciona la ilusión del objetivo a conseguir. Muchas veces esto es condición necesaria pero no suficiente, también se necesitan recursos económicos.

De donde salen los recursos

Los recursos necesarios podrían provenir del capital riesgo (Business Angels o Fondos de Capital). Sin embargo, el capital riesgo, solo invierte cuando considera que hay unas aceptables probabilidades de éxito. La startup debe haber desarrollado un mínimo producto vendible (no solo viable) y tener unos primeros clientes. Adicionalmente, para disponer de ese dinero se ha de constituir legalmente la empresa lo que significa lidiar con el infierno de la burocracia y con gastos permanentes.

Si el capital riesgo no invierte cuando el proyecto es todavía una Idea de Negocio, ¿quién lo hace? En la mayoría de los casos son los propios emprendedores quienes se juegan sus ahorros y su dedicación sin cobrar. Sin embargo, si los emprendedores no pueden financiar el proyecto ni su propia supervivencia, el proyecto no arranca o se detiene.

Para dar soluciones a esta situación se ha lanzado Ekiter. Una plataforma donde obtener recursos a través de campañas de crowdfunding y de colaboraciones. Ekiter evita tener que dilapidar tiempo y dinero en burocracia inútil.

Ser empleado o emprendedor es una cuestión de mentalidad que también afecta a la inversión personal de tiempo y dinero. Aunque es esencial, emprender no es solamente una cuestión de espíritu.

También te puede gustar
Tags: Emprendimiento

Más Artículos Parecidos

Menú