Emprender es como hacer una paella sin receta

Emprender es como hacer una paella sin receta. Cuando empezamos un proyecto emprendedor nos equivocamos permanentemente. Nos equivocamos en casi todo: al escoger los cofundadores, al prever quienes serán nuestros clientes, al conectar con los posibles inversores, al calcular los recursos necesarios, etc. Eso pasa porque nosotros no somos expertos y todo lo que rodea al proyecto emprendedor es desconocido. Como decía el premio Nobel de Física Niels Bohr:

“Un experto es una persona que ha cometido todos los errores que se pueden cometer en un determinado campo”.

Si queremos hacer una paella, necesitamos una buena receta y los ingredientes adecuados. Si no nos sale bien no es un error, es un fracaso, porque no hemos seguido el proceso correctamente. Lo realmente sorprendente sería acertar cuando estamos construyendo algo desconocido sin receta, planos o libro de instrucciones.

Al impulsar un proyecto emprendedor se está inventando algo nuevo. De él, no se conoce cómo funciona el mercado, ni si los cofundadores son los adecuados, ni si acertamos el perfil de unos clientes que nunca han oído hablar de nosotros, etc.

Vamos a cometer una gran cantidad de errores constantemente. No hay otra forma de aprender de esos fallos. En emprendimiento, cometer errores es probar y aprender, no fracasar. En un entorno desconocido como es un proyecto emprendedor, equivocarse es la única forma de encontrar el camino.

Hace más de una década los emprendedores iniciaban un proyecto escribiendo un “tratado teórico” conocido como Business Plan. En sus 40 o 50 páginas, se plasmaba hasta el último detalle del futuro del proyecto. En él estaba todo previsto para los próximos tres o cuatro años. Desconocían aquella otra frase de Niels Bohr:

“Hacer predicciones es muy difícil, especialmente cuando se trata del futuro”.

El problema es que la realidad nunca es como la pensamos y las previsiones llevaban muy frecuentemente al fracaso. Un fracaso importante, porque ese Business Plan llevaba a hacer “paellas” para muchos comensales que podían ser incomestibles. Para no fracasar de forma grave en algo desconocido se han de hacer experimentos de laboratorio. Se trata de cometer errores de forma rápida y barata y aprender de ellos. Como señala el dicho popular,

“Los experimentos mejor hacerlos gaseosa”.

Por eso se ha lanzado Ekiter como un laboratorio para probar proyectos emprendedores. Si después de un proceso iterativo de cometer errores y corregirlos, el proyecto finalmente fracasa, se habrán minimizado las pérdidas de tiempo y dinero. Al fin y al cabo, emprender es como hacer una paella sin receta.

También te puede gustar
Tags: Emprendimiento

Más Artículos Parecidos

Menú