Empezar diseñando mi Modelo de Negocio

Algo que siempre nos preguntamos al iniciar un proyecto es por dónde vamos a empezar. Es la misma sensación que se siente al ponernos delante de un papel en blanco para hacer un dibujo. La respuesta es fácil, deberemos hacer un plan, pero este concepto no es suficientemente concreto y descubrimos que se trata de empezar diseñando mi Modelo de Negocio, que por sus características y ventajas para el consumidor justifique la razón de la nueva iniciativa.

Hagamos lo que hagamos deberá ser algo diferente de lo existente. En caso contrario partiremos con la desventaja de competir con lo ya consolidado en el mercado y que nos debilitará las posibilidades de éxito de nuestra iniciativa. Por fin, ahora podemos darnos cuenta de por donde he de empezar mi Modelo de Negocio.

Llegados a este punto hay diversas formas de enfocar nuestro modelo y una de ellas me parece especialmente sencilla y explicativa. No se trata de volver a “inventar la rueda”, sino de aprovechar todas las enseñanzas que ya nos está dando el mercado.

PARA SER IRREMPLAZABLE, UNO DEBE SER SIEMPRE DIFERENTE

Consta de tres grandes acciones sobre las que deberemos reflexionar y decidir:

1. Aspectos en los que copiar a otros operadores de nuestro mercado. Empezar desde cero es muy difícil. Siempre que podamos debemos evitar hacerlo. Será bueno aprovechar las experiencias de otros que antes que nosotros se han enfrentado a las mismas preguntas e imitar algunas de las acciones que, a nuestro juicio y vista la experiencia, han hecho bien los demás. En ningún caso es copiar a ciegas, ya que se trata de aprovechar la experiencia de cuestiones que ya han sido testadas.

2. Evitar actuaciones en las que anteriormente otros operadores no han salido bien parados. Incluso las mejores empresas cometen errores. Las ideas pueden ser muy buenas pero los procesos que utilizamos para validarlas y acercarnos al mercado pueden no ser acertados y nos dejan una enseñanza muy valiosa para
aprovecharla. Acostumbra a ser una fuente de inspiración muy importante para iniciar el proceso de diferenciarse de los demás.

3. Abordar lo que llamaremos “actos de fe”. Hasta aquí hemos estado trabajando sobre las observaciones de la realidad, sobre las que hemos tomado decisiones. Ahora nos viene donde, hemos de afrontar “nuestra aportación”. La característica que de verdad nos hará diferentes y que será el resultado del desarrollo final de nuestra idea. Éste será el factor principal de nuestro éxito y por supuesto será la incógnita de la que dependerá el resultado de todo nuestro proyecto.

Estos tres puntos nos van a guiar por los primeros pasos de nuestro modelo de negocio y nos permitirán construir nuestra realidad a partir de conocer el entorno en el que trabajaremos, conocer bien las necesidades del cliente al que queremos dirigirnos, dibujar nuestra estructura para obtener el máximo rendimiento en el mínimo tiempo y sobre todo, disponer de un proceso de trabajo adecuado para desarrollar nuestro proyecto.

Si queréis saber más de como empezar diseñando un Modelo de Negocio os recomiendo este libro de John Mullins, Randy Komisar de PROFIT Editorial

También te puede gustar
Tags: Emprendimiento

Más Artículos Parecidos

Menú