El problema no eres tú sino la cultura social

La decisión de lanzarse a una aventura significa superar un doble reto. Por un lado, el reto personal, que implica prepararse para disminuir la incertidumbre, y por otro lado, vencer el miedo social al fracaso inducido por el entorno. Para este segundo reto, el problema no eres tú sino la cultura social que te rodea. Una cultura que pretende que seas una pieza más del engranaje.

El problema es, por un lado, el entorno que componen la familia, la escuela, los amigos o los jefes y por otro lado, la influencia de los medios de comunicación. Todos ellos nos dicen permanentemente lo que hemos de hacer y lo que no. Si intentas algo que no encaja en las reglas y no lo consigues, te dirán que ya te avisaron. Si tampoco lo logras en un nuevo intento te colgarán la etiqueta de “fracasado” y de ahí el miedo social al fracaso.

Impulsar un proyecto emprendedor es una aventura que vulnera las reglas socialmente establecidas, aunque afortunadamente empiezan a cambiar. Los integrantes de ese entorno no aceptan a quienes se proyectan en una aventura que ellos no son capaces de intentar.

Ejercer la libertad personal significa tener la valentía de atreverse a romper las normas impuestas. Esto significa evitar que la sociedad nos obligue a ubicarnos en nuestras debilidades y nos impida realizar nuestros sueños. Si quieres dejar de tener miedo a que te cuelguen la etiqueta de fracasado, aléjate de esa cultura de la crítica con todo aquello que no está normalizado. Necesitamos rodearnos de ambientes con una visión abierta positiva y evitar aquellos que hacen juicios negativos permanentemente.

Una vez superado el segundo reto hay que volver al primero, aquel que depende de nosotros. Me gusta comparar la aventura de impulsar un proyecto emprendedor con el ascenso a una montaña. En los dos casos la recompensa personal más importante no es el dinero ni la fama, sino el alcanzar la cima. Para aumentar las probabilidades de éxito, hace falta preparación, analizar la ruta, elegir el momento más adecuado y disponer de los recursos necesarios. Con todo ello podremos resolver, sobre la marcha, los problemas que surjan en el camino.

Tanto en alpinismo como en emprendimiento, un elemento clave para conseguir tener éxito es disponer  de los recursos necesarios: cofundadores, financiación, asesoramiento, soporte técnico, etc. Conseguir de todo ello cuando se empieza es difícil. Por eso, para ayudar a impulsar una aventura emprendedora y explorar rápidamente sus posibilidades de éxito ha nacido Ekiter. Ekiter es una plataforma que funciona como un laboratorio donde experimentar nuevas ideas de negocio.

El espíritu emprendedor conduce a una elección de estilo de vida diferente de la rutina del trabajo de 9:00 a 18:00. Es un régimen de independencia y de aventura que te hace libre y que a pesar de los muchos errores que puedas cometer en el camino te lleva a conseguir la cima de crear un proyecto propio.  El problema no eres tú sino la cultura social que te rodea y que debes ignorar para  alejar de ti el miedo social al fracaso.

También te puede gustar
Tags: Emprendimiento

Más Artículos Parecidos

Menú