¿Cuánto vale mi idea?

No hace mucho que hablé con un emprendedor que me comentó detalles de un proyecto que tiene en mente y que sus amigos y conocidos le han dicho que es muy acertado. Me explicó que había hecho algunas averiguaciones sobre el mercado y tenía en mente el servicio que quiere ofrecer. Pero a partir de aquí empezó a preguntarse ¿Cuánto vale mi idea? y por qué a los demás, así como especialmente a posibles inversores no les atrae tanto como a él que le ve todas las virtudes.

La primera cosa que le pregunté es cómo podía ayudarle. Generalmente la respuesta siempre es la misma. Necesito encontrar un inversor para avanzar. Llegados a este punto siempre me gusta volver atrás para centrarnos en la situación.

No confundir idea con proyecto

Tendemos a confundir dos términos. Cuando explicamos que tenemos una idea más o menos elaborada, decimos que tenemos un proyecto. Cuando lo único que realmente tenemos es la idea, que sin duda puede ser muy buena, pero que todavía no es más que una idea. Ideas tenemos muchas cada día, pero lo que hace las ideas diferentes y sobre todo consistentes es su ejecución.

En general es más fácil tener ideas que proyectos porque las ideas se nos generan en el entorno de las temáticas y sobre las habilidades en las que nos hemos adiestrado anteriormente. Si en este momento un emprendedor pregunta: ¿Cuánto vale mi idea?, la respuesta es que su idea no vale nada. Las ideas son un punto de partida para empezar a realizar el proyecto que, si lo pensamos bien, no es poco.

Un proyecto es la idea en movimiento

Las ideas empiezan a tener valor cuando se ponen en movimiento y es entonces cuando poco a poco se convierten en proyecto. Este toma forma cuando tus pensamientos, además de ser tuyos, la compartes con quien te ha de comprar y ves según el Modelo de Negocio que hayas decidido, si tiene posibilidades de progresar y en cuanto tiempo.

El proyecto es la idea en movimiento. Es el camino que te acerca al consumidor y que facilita su introducción en el mercado a través de un Modelo de Negocio adecuado al cliente para quien hemos diseñado nuestra oferta.

Es muy importante recorrer este camino y hacerlo bien y rápido, porque al emprender el tiempo que va desde la idea a la primera factura es uno de los elementos determinantes del éxito del proyecto.

¡Ya estás tardando……empieza ya!

También te puede gustar
Tags: Emprendimiento, Negocios

Más Artículos Parecidos

Menú