Análisis de la Idea de Negocio

Entre el descubrimiento de una oportunidad (suceso pasivo) y su impulso (proceso activo), hay una etapa intermedia de análisis de la Idea de Negocio que se realiza en dos pasos.

Los dos pasos para el análisis

El primer paso es de reflexión personal, estudio, meditación y búsqueda de información. Por ejemplo, investigar en internet la existencia de empresas que trabajan con productos, sistemas o servicios similares en el mercado.

El segundo paso consiste en contrastar la idea, ya estudiada, con nuestro círculo más próximo de familiares. Amigos, colegas y otros contactos pueden ser de gran ayuda. Esta maduración “en voz alta” con personas de nuestro entorno, nos permite recoger respuestas que de alguna manera tienen en cuenta, además de la idea en sí misma, su percepción de nosotros y de nuestras capacidades para llevarla adelante.

De forma recíproca, dado que también nosotros conocemos a nuestros interlocutores, podemos dar mayor validez a sus respuestas en función de quién nos las expone. Por ejemplo, familiares muy allegado como los padres pueden aconsejar abandonar el proyecto porque quieren evitarnos los problemas personales derivados del riesgo de montar un negocio.

El objetivo del análisis de la Idea de Negocio es “desenamorar” al emprendedor de su idea e introducir percepciones objetivas y externas, pero sinceras y próximas. Las respuestas más valiosas serán de aquellas personas que consideramos más imparciales y conocedoras del tema. Nunca debemos considerar como mejores aquellas respuestas que nos dan la razón para no desilusionarnos.

Comunicar la Idea de Negocio

Para comunicar nuestra Idea de Negocio se puede preparar una pequeña descripción que permita exponerla en 2 o 3 minutos. El objetivo es recibir sugerencias, comentarios y preguntas, a ser posible críticas, por parte de nuestros interlocutores.

En este resumen del proyecto se ha de explicar el producto o servicio, los clientes, el problema a resolver, cómo obtendremos ingresos, la competencia que tendríamos y cual sería nuestra fortaleza. La explicación puede tener diferentes versiones en función del interlocutor. No es lo mismo explicarlo a nuestros padres que a un experto en el tema.

El análisis de la Idea de Negocio no tiene que durar más allá de un par semanas. Si la respuesta fuese positiva pasaríamos a la fase del Modelo de Negocio. Si las respuestas fuesen negativas de forma generalizada, lo mejor sería renunciar a la idea lo antes posible. Como propone la Metodología Lean Startup lo mejor es fracasar rápido y barato. Este es el objetivo de hacer un rápido análisis de la Idea de Negocio.

También te puede gustar
Tags: Emprendimiento

Más Artículos Parecidos

Menú